¿Qué es el web hosting?

Iván Jahel Bautista García
Tiempo de lectura: 9 min
Publicación: 11 feb, 2021

Web hosting es un servicio para alojar sitios web, es decir, todos los contenidos de tus páginas web para que las personas puedan acceder a él en todo momento a través de diferentes dispositivos siempre que tengan conexión a internet. 

Si deseas arrancar un negocio o proyecto, necesitas un web hosting para tu sitio web. Recuerda que los sitios son la carta de presentación en la actualidad, así que es necesario contar con uno. 

No te preocupes si no sabes nada sobre el tema, este artículo va encaminado a explicar qué es web hosting, cómo funciona, sus ventajas y demás aspectos que son relevantes. 

que-es-el-web-hosting

¿Qué es el web hosting?

Cuando deseas abrir un archivo en tu computadora, este contenido se encuentra almacenado en algún sitio o carpeta, que está en el disco duro o en un dispositivo externo, ¿cierto?

Lo mismo sucede con todo el contenido de un sitio web: tiene que estar alojado en un servidor web. 

Este último es una máquina física, como una especie de ordenador pero con mucha más potencia y con unas características concretas (memoria RAM, procesadores y disco duro) para almacenar el hosting o espacio para una o varias webs. 

El servidor web funciona como mediador entre el usuario de internet y el servidor en el que están alojados los datos solicitados y debe estar activo 24 horas al día, los siete días de la semana. 

Por tanto, el web hosting es en realidad el uso que haces de todos o parte de los recursos de un servidor web (ancho de banda, memoria, espacio del disco duro, etc) y lo que permite que tu sitio esté disponible en cualquier momento y en cualquier lugar en el mundo. 

Este concepto recibe múltiples nombres, pero es lo mismo: 

  • hosting
  • hosting web
  • alojamiento web
  • web hosting
  • hospedaje web
  • webhost

para-que-sirve-el-web-hosting

¿Para qué sirve el web hosting?

Un ordenador convencional y una conexión a internet doméstica no bastarían para contar con un sitio web que estuviese disponible en todo el mundo y todo el tiempo. 

A pesar de que cuentes con fondos suficientes para adquirir tu propio servidor web y tengas una conexión a internet sumamente poderosa, esta opción no es una de las mejores. 

El mantenimiento suele ser muy costoso, lo que disminuye significativamente contratando un web hosting.

Las empresas que brindan este servicio disponen de servidores web propios para almacenar los sitios de sus clientes. Todos ellos se localizan en un Centro de Procesamiento de Datos (CPD). 

Un CPD es una infraestructura que cuenta con los sistemas de seguridad más avanzados (físicos, de hardware y de software) y conexiones a internet permanentes, es decir, 24/7, y seguras para que no haya fallos o errores. 

Tipos de web hosting

Existen diferentes tipos de web hosting que se adaptan según el tipo de sitio que tengas o que desees crear. Por ejemplo, si quieres construir un blog, un hosting básico es más que suficiente.

Sin embargo, si quieres poner en marcha una tienda en línea o una web corporativa de una empresa grande, vas a necesitar un web hosting más profesional y con características especiales para soportar todo el contenido. 

Cada proyecto es diferente y, por tanto, se necesitan diferentes cosas. A pesar de ello, existen algunos tipos de web hosting que se pueden adaptar según lo que requieras. Vamos a abordar los más importantes.

web-hosting-compartido

Web hosting compartido 

Se trata del plan de alojamiento web más popular. Este te brinda espacio dentro de un servidor en el que compartes los recursos con más usuarios; es decir, tu sitio ocupa una parcela de espacio en un servidor. 

El problema que representa es que el uso indebido de web hosting compartido puede provocar problemas de servicio al resto de los alojamientos web. 

Por lo anterior, se recomienda especialmente para sitios o páginas web sencillas que no tengan un gran desarrollo o que no sean demasiado complejas, como blogs, pequeñas páginas web, entre otras. 

La ventaja de este tipo de alojamiento es que suele ser mucho más económico, debido a que las prestaciones y las ventajas, comparadas con otro tipo de web hosting, son menores. 

web-hosting-privado-virtual-vps

Web hosting privado virtual (VPS)

Un web hosting privado virtual es un servicio de almacenamiento que está fraccionado virtualmente de manera independiente. Esto quiere decir que cada proyecto alojado ahí trabaja mediante su propio sistema operativo y no se comparten recursos con los demás.

La ventaja de este tipo de alojamiento es que los recursos están garantizados y puedes emplearlos de la forma en que tú desees, consiguiendo mayor potencia y flexibilidad en comparación con un web hosting compartido básico. 

Lo anterior ayuda a que, si alguno de los proyectos tiene un problema o una falla, no afecte a los demás. Además, es la alternativa perfecta frente al web hosting dedicado, que suele ser más elevado en costo. 

Debido a las características, suelen ser más difíciles de configurar que un hosting compartido, por lo que se requieren especialistas. 

El web hosting VPS es ideal para proyectos que necesiten configuraciones específicas y mayores recursos de servidor, pero que no cuenten con las posibilidades de contratar un servicio dedicado. 

web-hosting-dedicado

Web hosting dedicado

El web hosting dedicado es aquel que únicamente es utilizado por un solo cliente; el servidor no se comparte con ningún otro proyecto.

Este tipo de alojamiento web brinda acceso total y completo al software y al hardware de dicho servicio, por lo que es posible adaptar sus capacidades en función de las necesidades de cada usuario. 

El cliente es el usuario absoluto de todos los recursos, desde el ancho de banda hasta el espacio del disco. 

El web hosting dedicado es ideal para sitios web con un gran volumen de tráfico mensual o que requieren hacer un uso intensivo de recursos de rendimiento, flexibilidad, transferencia y acceso. Asimismo, otorga una mayor seguridad. 

La desventaja de este alojamiento es que su costo es elevado y es complicado configurarlo y darle mantenimiento, por lo que debes considerar estos elementos antes de elegir el que más se ajusta a tus necesidades tecnológicas y económicas. 

web-hosting-en-la-nube

Web hosting en la nube

El también llamado Cloud Hosting es un tipo de alojamiento que distribuye los proyectos en varios servidores que están conectados entre sí por medio de la nube. Esto quiere decir que los sitios web no están alojados en un único servidor. 

Lo anterior permite que, si uno de ellos presenta inconvenientes o fallas, el rendimiento no se vea afectado, pues se compensa esa pérdida de recursos. 

El web hosting en la nube puede ser compartido, VPS o dedicado. 

Algunas de sus ventajas es que es más eficiente que el hosting dedicado, se adapta a los requerimientos de cada proyecto en tiempo real, posee un nivel alto de disponibilidad y de adaptación y brinda una muy buena seguridad al estar respaldado por varios servidores. 

Suele ser utilizado por grandes proyectos, como aplicaciones de SaaS (software como servicio). Algunos ejemplos son Dropbox y Drive o Gmail. 

El web hosting en la nube requiere de conocimientos avanzados y suele ser costoso al principio, pero es una buena opción para proyectos más profesionales y que requieren de más recursos. 

web-hosting-wordpress

Web hosting WordPress

El hosting WordPress hace referencia a una forma particular de alojamiento compartido, diseñado especialmente para propietarios de sitios de WordPress. Incluye plugins preinstalados para determinadas acciones, almacenamiento en caché y seguridad. 

Se trata de sitios web optimizados que cargan de manera mucho más rápida y que se ejecutan con un número menor de problemas. 

Una de las ventajas de este tipo de web hosting es que incluye temas prediseñados, creadores de páginas de arrastrar y soltar, y algunas herramientas de desarrollo específicas. 

Lo anterior resulta ideal especialmente para usuarios principiantes, pues pueden poner en marcha su sitio de manera rápida sin tener grandes conocimientos sobre hosting, además, el costo es bajo. 

La desventaja es que solo se recomienda para sitios de WordPress, lo que puede ser un problema si necesitas alojar más de un sitio en tu servidor. 

Si no estás seguro de cuál tipo de alojamiento web es el adecuado para tu negocio o empresa, lo mejor es que te pongas en contacto con el servicio de atención técnica del proveedor que te interesa para que te asesoren al respecto. 

diferencia-entre-web-hosting-y-dominio

Diferencia entre web hosting y dominio

Web hosting y dominio son dos términos que suelen ser confundidos o tomados como sinónimos, pero no lo son. Lo único en lo que se parecen es que ambos son clave para un sitio web.

El dominio hace referencia al nombre de tu sitio web en internet, ya sea de la página de tu empresa o emprendimiento personal o de una tienda o un e-commerce. Algunos ejemplos de dominios son google.com, twitter.com, etcétera. 

Se trata de la dirección que le indica a los usuarios en dónde pueden encontrar tus páginas, así como cuando das tu dirección personal para que las personas te visiten, solo que a nivel virtual. 

Para que un navegador pueda mostrar todo el contenido que el usuario solicita al dar clic en un sitio o página, debe conocer la dirección IP de dicha web y, por tanto, saber en qué servidor web se aloja. 

El web hosting y el dominio son servicios totalmente diferentes, pero necesitan trabajar de manera conjunta para que un sitio web esté disponible en internet todo el tiempo y desde cualquier lugar. 

En palas sencillas y en resumen: web hosting es el almacenamiento que se necesita para guardar toda la información de un sitio y el dominio es la dirección de la web que te lleva a esos datos. 

Si quieres un ejemplo aún más gráfico, tomemos como base una dirección y una casa. La infraestructura y todos tus bienes materiales forman tu hogar, un espacio en el que vives (el web hosting), pero ¿qué pasa si tu casa no cuenta con una dirección? Nadie sabría dónde está y, por tanto, no podrían visitarte (el dominio). 

como-elegir-el-web-hosting-para-tu-proyecto

Cómo elegir el mejor web hosting para tu proyecto

Cuando se quiere saber cuál es el mejor web hosting según el proyecto en cuestión, se deben tomar en cuenta diferentes factores para no perderse entre los tecnicismos que suelen emplear algunas empresas. 

A continuación, vamos a mencionar las características que tienes que considerar para seleccionar el mejor alojamiento web. 

1. Espacio web

Hace referencia al espacio que vas a tener disponible en el servidor elegido para alojar tu sitio web. 

Presta atención en este factor porque cada plan de web hosting pone a disposición de los usuarios un espacio de almacenamiento diferente. Algunos básicos empiezan con 100 GB de espacio o menos. 

Toma la decisión con base en la complejidad de tu empresa y de las páginas que vayas a poner a funcionar, así como los recursos que tienes planeado subir. 

2. Cuentas de email

Para elegir un web hosting otro elemento que debes considerar es el número de direcciones de correo electrónico que puedes crear con tu alojamiento. Es decir, la cantidad de personas que podrán acceder a él. 

Dependiendo del tipo de plan, es el número de cuentas de email. Los más básicos suelen ofrecer entre 1 y 10 cuentas, mientras que los planes más avanzados brindan cuentas de correo ilimitadas. 

3. Panel de control

El panel de control te permite gestionar todas las aplicaciones y los servicios que ofrece el web hosting seleccionado. 

Algunas de las acciones más importantes son la creación de cuentas de email, la instalación de aplicaciones o plugins, la redirección de dominios, entre muchas otras, que te van a permitir realizar diferentes movimientos en tu sitio web de manera sencilla y rápida. 

Gran parte de los proveedores de web hosting ofrecen servicios como cPanel o Plesk, dos de los mejores paneles de control que son intuitivos y cuentan con varias funcionalidades, haciendo más fácil la configuración de tu alojamiento web. 

Otras ofrecen su propio panal; en este caso, lo mejor es que solicites una prueba gratuita antes de que contrates el servicio para que sepas si es fácil o no controlar todo este tipo de elementos y tomes la mejor decisión. 

4. Transferencia o tráfico mensual

La transferencia mensual hace referencia a la cantidad de datos que tu sitio web puede transmitir a los usuarios por espacio de un mes. Por ejemplo, si una página web de tu sitio pesa 25 kilobytes y la visitan 10 personas, vas a requerir 250 kilobytes de transferencia. 

Se llama transferencia mensual porque las empresas que ofrecen web hosting comúnmente limitan una cantidad máxima por mes, aunque algunas otras son ilimitadas. 

Es importante que conozcas este dato antes de contratar un alojamiento web, así vas a tener la certeza de que estará siempre disponible para los usuarios a pesar del crecimiento que eventualmente vaya teniendo tu sitio. 

5. Reputación de la empresa

Una de las mejores formas de decidir qué empresa va a brindar el servicio de web hosting es conociendo la trayectoria profesional que posee, así como qué tan satisfechos están sus demás clientes.

De esta forma, vas a tener un panorama mucho mejor aterrizado acerca de los problemas que puedes presentar si la contratas y de qué tan efectivo es su personal para brindar atención en el momento en que lo requieras. 

Busca siempre aquellas que ya tengan un tiempo considerable en la industria y lee varias reseñas para tener una idea mucho más clara de a lo que te vas a atener al contratar su servicio. 

6. Garantía de disponibilidad

Los proveedores de hosting suelen tener una garantía de entre el 99.5% y 99.99% de que tu sitio va a estar disponible todo el tiempo, con un margen de error o de fallas muy pequeño. 

Antes de adquirir cualquier servicio de alojamiento, fíjate en esta información. Generalmente, se encuentra en las características principales del alojamiento, pero, en caso de no encontrar el dato, no dejes de preguntar. 

El tiempo inactivo de un sitio web significa pérdida, así que es un factor muy importante.

Asimismo, infórmate sobre los acuerdos de nivel de servicio, pues algunos proveedores pueden reembolsarte parte del pago mensual si el nivel de disponibilidad está por debajo del mínimo garantizado. 

7. Precio

Este factor es importante, pero no debe ser decisivo. Ten en cuenta que muchas veces lo barato sale caro, así que no te dejes llevar solo por este elemento a la hora de tomar una decisión, pues puede resultar más costoso en el largo plazo. 

Si tu sitio web es muy pesado y requiere un mantenimiento mucho más profesional porque se generan buenos ingresos por medio de él, es especialmente relevante que no escatimes en un buen proveedor de web hosting. 

Recuerda que el mantenimiento, un buen soporte 24/7 y un hardware de calidad cuestan dinero, así que no esperes recibir un servicio poderoso a un precio demasiado bajo. 

8. Soporte técnico

Este es considerado como uno de los puntos clave a la hora de elegir un web hosting. ¿Por qué? Porque cuando un sitio deja de estar disponible o presenta fallas por razones desconocidas, es natural que los clientes busquen respuestas y soluciones rápidas. 

Los usuarios quieren un servicio de calidad que dé respuesta con solo llamar por teléfono y conversar con una persona con conocimientos técnicos en tu propio idioma. 

Es muy importante saber que estás respaldado en cualquier momento y que contarás con personal profesional que sea capaz de averiguar qué está sucediendo y pueda solucionarlo o que, al menos, pueda decirte qué debes hacer para lograr que tu sitio web vuelva a funcionar. 

Antes de adquirir cualquier tipo de web hosting, asegúrate de que cuenten con un servicio de soporte técnico 24/7 y que esté disponible en algún idioma que domines para evitar malentendidos.

Asimismo, conoce todos sus medios: chat, teléfono, email, etc., y conoce el tiempo de respuesta promedio. 

9. Copias de seguridad

Ninguna persona está exenta de sufrir problemas técnicos, como que se vaya la luz o el internet en medio de una tarea importante dentro de su sitio web o, incluso, que el web hosting falle. 

Por ello, es importante que te asegures de que el proveedor seleccionado incluye copias de seguridad para que siempre tus trabajos estén respaldados y no corras demasiados riesgos cuando haya alguna falla o algún problema. 

La mayoría de empresas añade esta característica dentro de la lista de servicios, pero no siempre es así, por lo que es importante que tengas certeza sobre este punto, así sabrás a qué atenerte cuando haya problemas. 

10. Seguridad

Con este punto no solo hacemos referencia a que ningún hacker entre a nuestro sitio o sistema, sino también a asegurarnos de que la infraestructura ofrecida por el proveedor permita únicamente el acceso a usuarios autorizados, que nuestros archivos no puedan ser modificados o eliminados a partir de suplantación de identidad, entre otros escenarios. 

En este punto también hay que prestar atención a si el proveedor de web hosting ofrece algún control de spam o algún antivirus, así como actualizaciones fáciles y automáticas para tener acceso a todas las funciones siempre. 

11. Lee el contrato (no olvides las letras pequeñas)

Dentro del mundo tecnológico y del web hosting, existen diferentes tecnicismos que pueden ser difíciles de comprender para las personas que no están inmersas en este mundo.

Por lo anterior, es importante que leas todo el contrato antes de firmarlo y que, en caso de que tengas dudas por el lenguaje empleado en él, las resuelvas para evitar malas experiencias por desconocimiento o desinterés. 

Por poner algún ejemplo… hay empresas de web hosting que registran los dominios a su nombre en lugar de a nombre del cliente que contrata el servicio. De esta manera, es la empresa de hosting y no tú quien figura como titular del dominio. Así que antes de firmar, asegúrate de que esto no sea así. 

Conclusión

El web hosting es un servicio que requieres si deseas publicar un sitio web y comenzar a tener presencia en línea y recibir todas las ventajas que ofrece, como llegar a muchos usuarios de todo el mundo, ganar mayor reputación y ampliar tu mercado. 

Como has podido ver, existen diferentes tipos de web hosting y muchas empresas que brindan el servicio, pero debes ser precavido y estudiar a fondo cada una de las opciones de tu interés para contratar un servicio de calidad, ya que ahí alojarás tu proyecto personal o profesional, que no es cualquier cosa. 

Recuerda que para poder gestionar tu web hosting no necesitas de grandes conocimientos técnicos, únicamente es necesario contar con un buen panel de control que te permita hacer los cambios de manera efectiva, intuitiva y rápida. 

Ahora sabes lo más importante sobre web hosting, así que es hora de tomar una decisión. Si quieres implementar este servicio de manera inteligente, contáctanos. En Servnet, tenemos la solución adecuada para tu proyecto o negocio. 

employe-img
NEWSLETTER

Suscríbete para conocer las noticias más relevantes de la industria.

Comparte tus comentarios